La empresa israelí que busca ayudar a las personas paralizadas a caminar


La semana pasada, las acciones de Matricelf aumentaron un 45% en solo siete días. Se trata de una startup israelí creada hace solo cuatro meses, y que si bien aún no ha generado ingresos, aspira a desarrollar una tecnología que, de tener éxito, revolucionará el mundo de la medicina.

La compañía, que tiene su sede en Ness Ziona y que hasta ahora ha recaudado 24 millones de shekels (7.435.000 dólares), desarrolló una tecnología única que crea implantes nerviosos sanos para implantar en el área lesionada, como por ejemplo una médula espinal cortada o una retina degenerativa, lo que derivaría en la recuperación de una persona. Debido a que el material se toma del propio paciente, no debería desarrollarse ningún rechazo al implante.

Se trata de la ingeniería y la reproducción de tejidos. Hasta el momento, la empresa ha optado por enfocarse en pacientes que padecen una lesión medular. La tecnología desarrollada por la compañía consiste en la extracción de tejido adiposo intra-abdominal del paciente, de la cual la startup produce hidrogel que sirve como plataforma para células madre adultas, las cuales son tomadas del torrente sanguíneo del paciente y son "reprogramadas" hasta convertirlas en neuronas sanas que se trasplantan en el sitio lesionado de la médula. La compañía aún no ha realizado ensayos en humanos, pero se han hecho experimentos con ratas, y los animales pudieron volver a caminar.

En declaraciones, Asaf Toker (49), director ejecutivo de Matricelf, expresó: "Nuestra patente se basa en la producción de un 'andamio' dentro del cual clasificamos, fuera del cuerpo del paciente, las células. Nuestra ventaja es que tanto el 'andamio' como las células se originan en el paciente. Las células no pueden sobrevivir en el entorno de la lesión, por lo que precisan de una plataforma para alimentarlas, y la nuestra simula ser el tejido del propio paciente. Si tenemos éxito y la tecnología también funciona en ensayos en humanos, será una revolución en el mundo de la medicina. En teoría, podremos curar cualquier enfermedad que tenga un daño tisular".

Si todo va bien, el proceso para convertir las células madre en neuronas sanas llevará cuatro meses, y luego, en unas pocas semanas, se realizaría un trasplante en el sitio de la lesión del paciente, lo que resultaría en su recuperación.

La compañía está compuesta por un equipo de profesionales reconocidos: el presidente de la empresa es Doron Birger, quien inventó la píldora fotográfica para el intestino delgado y presidió las firmas Elron y Given Imaging. Otros miembros de la junta directiva son la profesora Ruth Arnon del Instituto Weizmann, desarrolladora del medicamento Copaxone para la esclerosis múltiple; la profesora Rivka Carmi, rectora de la Universidad Ben Gurion; el profesor Tal Dvir, dueño del laboratorio donde se imprimió el primer corazón humano en 2019; entre otros especialistas.

 

Kehila
La empresa israelí que busca ayudar a las personas paralizadas a caminar

La semana pasada, las acciones de Matricelf aumentaron un 45% en solo siete días. Se trata de una startup israelí creada hace solo cuatro meses, y que si bien aún no ha generado ingresos, aspira a desarrollar una tecnología que, de tener éxito, revolucionará el mundo de la medicina.

La compañía, que tiene su sede en Ness Ziona y que hasta ahora ha recaudado 24 millones de shekels (7.435.000 dólares), desarrolló una tecnología única que crea implantes nerviosos sanos para implantar en el área lesionada, como por ejemplo una médula espinal cortada o una retina degenerativa, lo que derivaría en la recuperación de una persona. Debido a que el material se toma del propio paciente, no debería desarrollarse ningún rechazo al implante.

Se trata de la ingeniería y la reproducción de tejidos. Hasta el momento, la empresa ha optado por enfocarse en pacientes que padecen una lesión medular. La tecnología desarrollada por la compañía consiste en la extracción de tejido adiposo intra-abdominal del paciente, de la cual la startup produce hidrogel que sirve como plataforma para células madre adultas, las cuales son tomadas del torrente sanguíneo del paciente y son "reprogramadas" hasta convertirlas en neuronas sanas que se trasplantan en el sitio lesionado de la médula. La compañía aún no ha realizado ensayos en humanos, pero se han hecho experimentos con ratas, y los animales pudieron volver a caminar.

En declaraciones, Asaf Toker (49), director ejecutivo de Matricelf, expresó: "Nuestra patente se basa en la producción de un 'andamio' dentro del cual clasificamos, fuera del cuerpo del paciente, las células. Nuestra ventaja es que tanto el 'andamio' como las células se originan en el paciente. Las células no pueden sobrevivir en el entorno de la lesión, por lo que precisan de una plataforma para alimentarlas, y la nuestra simula ser el tejido del propio paciente. Si tenemos éxito y la tecnología también funciona en ensayos en humanos, será una revolución en el mundo de la medicina. En teoría, podremos curar cualquier enfermedad que tenga un daño tisular".

Si todo va bien, el proceso para convertir las células madre en neuronas sanas llevará cuatro meses, y luego, en unas pocas semanas, se realizaría un trasplante en el sitio de la lesión del paciente, lo que resultaría en su recuperación.

La compañía está compuesta por un equipo de profesionales reconocidos: el presidente de la empresa es Doron Birger, quien inventó la píldora fotográfica para el intestino delgado y presidió las firmas Elron y Given Imaging. Otros miembros de la junta directiva son la profesora Ruth Arnon del Instituto Weizmann, desarrolladora del medicamento Copaxone para la esclerosis múltiple; la profesora Rivka Carmi, rectora de la Universidad Ben Gurion; el profesor Tal Dvir, dueño del laboratorio donde se imprimió el primer corazón humano en 2019; entre otros especialistas.

 

La empresa israelí que busca ayudar a las personas paralizadas a caminar
Contactanos!