Dirigir desde la voluntad


Desde el 15 y hasta el 17 de junio, se llevó adelante en Kehilá Rosario el Encuentro de dirigentes voluntarios organizado por el Programa Kidum que depende de Joint, organismo internacional con sede central en Nueva York, y sede latinoamericana en Buenos Aires.

El encuentro fue abierto por los referentes de ambas organizaciones; Javier Indelman, Presidente de la Asociación Israelita de Beneficencia de Rosario y Sergio Widder, Director Regional, JDC para Latinoamérica y El Caribe. Asistieron al encuentro referentes de kehilot argentinas de Salta, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y Bahia Blanca.

Los ejes principales que se transitaron a lo largo de las instancias de trabajo e intercambio radicaron en un análisis y puesta en común de gestión para comunidades sustentables, gestión de la colaboración, análisis de la situación y posicionamiento en el presente de cada institución, proyección del trabajo a futuro en términos de asumir los desafíos que el presente demanda y las realidades complejas que cada institución atraviesa, a nivel global y también puertas adentro, como en contacto con las comunidades contextuales que le dan sustento.

Entre los momentos destacados, la presentación de Alberto Minujín, sinetizó en forma clara el desafío actual para las y los dirigentes voluntarios. La clave de hoy está entre aprender, desaprender y reaprender. En un presente móvil, que nos supera en la capacidad de planificación y maniobra (un claro ejemplo es la Pandemia global por COVID19) hay que generar respuestas flexibles a esa realidad cambiante.
Alberto Minujín cuenta con un Posgrado en Estadística Aplicada, Universidad Autónoma de México y es Licenciado en Matemática (UBA). Asesor Regional de Unicef para América Latina y el Caribe en Política Social. Docente del Programa de posgrado en Asuntos Internacionales, The New School, New York. Fundador y Director Ejecutivo de Equidad para la infancia. Profesor del Programa de Posgrado en Asuntos Internacionales (GPIA) de The New School University, con un enfoque especial en temas relacionados con la política social y los derechos de los niños. Su experiencia acompaña el trabajo de Joint para generar nuevas estrategias y abordaje de casos, además de acompañar la vida de las comunidades judías y sus articulaciones posibles.

Otro de los momentos más simbólicos de las jornadas se sucedió en la recorrida por las nuevas obras del Departamento de Acción Social y nuevo patio de Kehilá Rosario, reforma próxima a inaugurarse que contempla la realización de Shorasheinu, el árbol de la vida que toma forma de memorial.

Abrir las puertas

En esa oportunidad y en el marco de un recibimiento en palabras del rabino de Kehilá Rosario, Pablo Iugt, se colocaron cuatro mezuzot en las puertas de los nuevos espacios mejorados espacialmente y en sus posibilidades de atención y trabajo. La mezuza es el pergamino que se coloca en las entradas de viviendas judías. Su función es la de protección a las familias. Cada mezuza contiene versículos de la Torá, en donde es mencionado el precepto de colocar mezuzá en las puertas de los hogares (Deuteronomio 6:4-9, Deuteronomio 11:13-21).
En este gesto de colocar un símbolo de protección a la casa, a la puerta de entrada a ese mundo interior, al hogar de cada uno, a ese espacio que nos contiene y da sostén, esté quizá la clave de este encuentro.

“La Kehilá es la continuación de nuestra casa”, mencionó Javier Indelman en su discurso de apertura del encuentro. La simbología de la protección se traduce en la voluntad por un trabajo de entrega y el afán de mejorar la vida de quienes integran la comunidad toda, teniendo certezas de quiénes somos y de que los objetivos que se siguen (y persiguen), sin importar la forma que tomen, pretenden en todos los casos, mejorar y seguir el camino de la esperanza, ese que emociona desde la música del Hatikva.

Kehila
Dirigir desde la voluntad

Desde el 15 y hasta el 17 de junio, se llevó adelante en Kehilá Rosario el Encuentro de dirigentes voluntarios organizado por el Programa Kidum que depende de Joint, organismo internacional con sede central en Nueva York, y sede latinoamericana en Buenos Aires.

El encuentro fue abierto por los referentes de ambas organizaciones; Javier Indelman, Presidente de la Asociación Israelita de Beneficencia de Rosario y Sergio Widder, Director Regional, JDC para Latinoamérica y El Caribe. Asistieron al encuentro referentes de kehilot argentinas de Salta, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y Bahia Blanca.

Los ejes principales que se transitaron a lo largo de las instancias de trabajo e intercambio radicaron en un análisis y puesta en común de gestión para comunidades sustentables, gestión de la colaboración, análisis de la situación y posicionamiento en el presente de cada institución, proyección del trabajo a futuro en términos de asumir los desafíos que el presente demanda y las realidades complejas que cada institución atraviesa, a nivel global y también puertas adentro, como en contacto con las comunidades contextuales que le dan sustento.

Entre los momentos destacados, la presentación de Alberto Minujín, sinetizó en forma clara el desafío actual para las y los dirigentes voluntarios. La clave de hoy está entre aprender, desaprender y reaprender. En un presente móvil, que nos supera en la capacidad de planificación y maniobra (un claro ejemplo es la Pandemia global por COVID19) hay que generar respuestas flexibles a esa realidad cambiante.
Alberto Minujín cuenta con un Posgrado en Estadística Aplicada, Universidad Autónoma de México y es Licenciado en Matemática (UBA). Asesor Regional de Unicef para América Latina y el Caribe en Política Social. Docente del Programa de posgrado en Asuntos Internacionales, The New School, New York. Fundador y Director Ejecutivo de Equidad para la infancia. Profesor del Programa de Posgrado en Asuntos Internacionales (GPIA) de The New School University, con un enfoque especial en temas relacionados con la política social y los derechos de los niños. Su experiencia acompaña el trabajo de Joint para generar nuevas estrategias y abordaje de casos, además de acompañar la vida de las comunidades judías y sus articulaciones posibles.

Otro de los momentos más simbólicos de las jornadas se sucedió en la recorrida por las nuevas obras del Departamento de Acción Social y nuevo patio de Kehilá Rosario, reforma próxima a inaugurarse que contempla la realización de Shorasheinu, el árbol de la vida que toma forma de memorial.

Abrir las puertas

En esa oportunidad y en el marco de un recibimiento en palabras del rabino de Kehilá Rosario, Pablo Iugt, se colocaron cuatro mezuzot en las puertas de los nuevos espacios mejorados espacialmente y en sus posibilidades de atención y trabajo. La mezuza es el pergamino que se coloca en las entradas de viviendas judías. Su función es la de protección a las familias. Cada mezuza contiene versículos de la Torá, en donde es mencionado el precepto de colocar mezuzá en las puertas de los hogares (Deuteronomio 6:4-9, Deuteronomio 11:13-21).
En este gesto de colocar un símbolo de protección a la casa, a la puerta de entrada a ese mundo interior, al hogar de cada uno, a ese espacio que nos contiene y da sostén, esté quizá la clave de este encuentro.

“La Kehilá es la continuación de nuestra casa”, mencionó Javier Indelman en su discurso de apertura del encuentro. La simbología de la protección se traduce en la voluntad por un trabajo de entrega y el afán de mejorar la vida de quienes integran la comunidad toda, teniendo certezas de quiénes somos y de que los objetivos que se siguen (y persiguen), sin importar la forma que tomen, pretenden en todos los casos, mejorar y seguir el camino de la esperanza, ese que emociona desde la música del Hatikva.

Dirigir desde la voluntad
Contactanos!