En primera persona | Dana Epstein: “Traigo conmigo la mirada de la contención solidaria, la valentía y el heroísmo”


Representando a la Escuela Bialik y acompañando la agenda de la misión de solidaridad y amor por Israel y el pueblo judío, Dana Epstein participó de jornadas especiales que fueron vivenciadas entre el 27 y el 30 de noviembre.

Como parte de un grupo de Directoras y Directores de escuelas de 8 países de América Latina agrupados a través del Foro de la Visión Educativa Judía (JEVF), Dana recupera parte de lo más significativo de esta experiencia profesional y de vida, que se sucede post el horror que instauró el 7 de octubre.

Cuando a Dana Epstein se le consulta sobre la sensación que se trajo como marca de esta experiencia, no duda en mencionar una enorme responsabilidad social. Ese sentimiento se mezcla con la preocupación que se intensificó al pisar suelo israelí y encontrarse cara a cara con los rastros del horror.

Desde lo personal, me siento honrada por representar a nuestra escuela en esta misión solidaria, de apoyo constante a Medinat Israel, de aprendizaje social ante las adversidades de la guerra, de encuentros con ciudadanos israelíes envueltos por el dolor, de recorrido en escuelas construidas para dar contención a niñas, niños y adolescentes, de participación en espacios de argumentación”.

Con estas primeras palabras Dana marca el inicio de un relato estremecedor, de quien pudo vivenciar con intensidad la cara más cruel de uno de los ataques terroristas más crudos de los últimos tiempos.

Un terreno común
Desde su rol como Directora de Escuela, Dana recupera los aportes sugeridos por esta misión respecto al abordaje y la práctica educativa: “El Foro de Directores de Escuelas Judías Latinoamericanos (JEVF) viene trabajando en equipo en la búsqueda de una visión conjunta como profesionales y líderes. Participar de esta misión en Israel en este momento ha tenido un impacto importante en el presente y futuro de nuestros esfuerzos conjuntos por encontrar un terreno común entre Israel y las comunidades judías para garantizar la continuidad, con la relevancia y profundidad de contenidos significativos que nos permitan estar conectados con la realidad y los desafíos de la educación judía en las escuelas”.

Las escuelas judías latinoamericanas se caracterizan por ser instituciones muy identificadas con el Estado de Israel narra Dana, y agrega: “Las y los directores presentes compartimos la fuerte impronta de comunicarnos con todos los estamentos que nos recibieron, incluído el Presidente Itzhak Hertzog, en idioma hebreo y eso resignificó todo el encuentro”.

Como parte de los momentos más importantes que vivenció en esta experiencia, Dana recupera el encuentro y diálogo con dos familiares de personas secuestradas en el espacio "Kikar Hajatufim", la explanada del Museo de Arte de Tel - Aviv resignificada con las intervenciones artísticas alusivas que se realizan y renuevan, y los testimonios escuchados en primera persona.

Somos responsables el uno con el otro
Consultada sobre lo destacable de esta misión, Dana, quien se desempeña como Directora General de la Escuela J. N. Bialik, explica: “Traigo conmigo la mirada de la contención solidaria, la valentía y el heroísmo de todas las personas que fueron devastadas por este ataque terrorista, llamado "Shabat Shjorá" - Sábado negro. Rescato la fraternidad y el pensamiento de acción y activación inmediata de toda una sociedad en virtud de su prójimo. Tomó para mí un significado superior la expresión judía milenaria 'Kol Israel arevim ze la zé', en Israel somos responsables el uno por el otro. Yo me animo a decir: somos responsables el uno con el otro. Tomar ese ejemplo de acción inmediata pensando por y para un tercero, es lo que atesoro y visualizo para la Escuela”.

Kehila
En primera persona | Dana Epstein: “Traigo conmigo la mirada de la contención solidaria, la valentía y el heroísmo”

Representando a la Escuela Bialik y acompañando la agenda de la misión de solidaridad y amor por Israel y el pueblo judío, Dana Epstein participó de jornadas especiales que fueron vivenciadas entre el 27 y el 30 de noviembre.

Como parte de un grupo de Directoras y Directores de escuelas de 8 países de América Latina agrupados a través del Foro de la Visión Educativa Judía (JEVF), Dana recupera parte de lo más significativo de esta experiencia profesional y de vida, que se sucede post el horror que instauró el 7 de octubre.

Cuando a Dana Epstein se le consulta sobre la sensación que se trajo como marca de esta experiencia, no duda en mencionar una enorme responsabilidad social. Ese sentimiento se mezcla con la preocupación que se intensificó al pisar suelo israelí y encontrarse cara a cara con los rastros del horror.

Desde lo personal, me siento honrada por representar a nuestra escuela en esta misión solidaria, de apoyo constante a Medinat Israel, de aprendizaje social ante las adversidades de la guerra, de encuentros con ciudadanos israelíes envueltos por el dolor, de recorrido en escuelas construidas para dar contención a niñas, niños y adolescentes, de participación en espacios de argumentación”.

Con estas primeras palabras Dana marca el inicio de un relato estremecedor, de quien pudo vivenciar con intensidad la cara más cruel de uno de los ataques terroristas más crudos de los últimos tiempos.

Un terreno común
Desde su rol como Directora de Escuela, Dana recupera los aportes sugeridos por esta misión respecto al abordaje y la práctica educativa: “El Foro de Directores de Escuelas Judías Latinoamericanos (JEVF) viene trabajando en equipo en la búsqueda de una visión conjunta como profesionales y líderes. Participar de esta misión en Israel en este momento ha tenido un impacto importante en el presente y futuro de nuestros esfuerzos conjuntos por encontrar un terreno común entre Israel y las comunidades judías para garantizar la continuidad, con la relevancia y profundidad de contenidos significativos que nos permitan estar conectados con la realidad y los desafíos de la educación judía en las escuelas”.

Las escuelas judías latinoamericanas se caracterizan por ser instituciones muy identificadas con el Estado de Israel narra Dana, y agrega: “Las y los directores presentes compartimos la fuerte impronta de comunicarnos con todos los estamentos que nos recibieron, incluído el Presidente Itzhak Hertzog, en idioma hebreo y eso resignificó todo el encuentro”.

Como parte de los momentos más importantes que vivenció en esta experiencia, Dana recupera el encuentro y diálogo con dos familiares de personas secuestradas en el espacio "Kikar Hajatufim", la explanada del Museo de Arte de Tel - Aviv resignificada con las intervenciones artísticas alusivas que se realizan y renuevan, y los testimonios escuchados en primera persona.

Somos responsables el uno con el otro
Consultada sobre lo destacable de esta misión, Dana, quien se desempeña como Directora General de la Escuela J. N. Bialik, explica: “Traigo conmigo la mirada de la contención solidaria, la valentía y el heroísmo de todas las personas que fueron devastadas por este ataque terrorista, llamado "Shabat Shjorá" - Sábado negro. Rescato la fraternidad y el pensamiento de acción y activación inmediata de toda una sociedad en virtud de su prójimo. Tomó para mí un significado superior la expresión judía milenaria 'Kol Israel arevim ze la zé', en Israel somos responsables el uno por el otro. Yo me animo a decir: somos responsables el uno con el otro. Tomar ese ejemplo de acción inmediata pensando por y para un tercero, es lo que atesoro y visualizo para la Escuela”.

En primera persona | Dana Epstein: “Traigo conmigo la mirada de la contención solidaria, la valentía y el heroísmo”
Contactanos!