En primera persona | Desde Israel, Tomás Indelman comparte el giro que dio su formación


Tomás Indelman es un joven rosarino de 18 años, exalumno de la secundaria ORT Rosario, que se encuentra hoy en Israel. Decidió compartir su testimonio en medio del actual conflicto entre el Estado de Israel y el grupo terrorista Hamas.

Su experiencia es especialmente relevante, ya que participa en un programa de formación que busca desarrollar habilidades de educación, innovación y cooperativismo.

Él mismo describe esta experiencia antes de que el ataque a Israel la modifique: "El objetivo del plan es venir 9 meses a Israel a formarnos como educadores, a quienes venimos de la tnua, y también a conocer cómo es el Estado de Israel."

Sin embargo, la situación actual limitó algunas de las actividades previstas y redujo el número de participantes en el programa debido a la seguridad. Sobre el inicio del ataque terrorista Tomás relata dónde se encontraba y dónde pasa sus días: "El sábado 7 de octubre por la mañana, yo estaba en Tel Aviv, justo me habían dado 10 días de vacaciones por Sucot, que eran del 28 de septiembre al 7 de octubre a la noche. Actualmente estoy en Kiriat Moriá en Jerusalén, en majon de madrijim."

Sobre la rutina que realizan, Tomás señala: "No podemos llevar a cabo el 100% del majon o, por ejemplo, esta semana íbamos a tener unos paseos al norte del país durante 3 días y eso no se va a poder llevar a cabo. Entonces infringe en la rutina y en las cosas que aprendemos, porque tenemos todas las clases que se tendrían que dar en un ciclo normal, pero en una modalidad reducida."

El refugio de los vínculos afectivos
A pesar de las restricciones y los desafíos, Tomás resalta la solidaridad y el apoyo mutuo entre las y los jóvenes participantes de diferentes regiones de América Latina: "Yo creo que esta situación lo que más nos genera, a mí y al grupo, es la sensación de familia que entablamos entre nosotros; los vínculos que generamos acá."

En un escenario impensado, este joven rosarino destaca los valores de solidaridad y apoyo, así como la experiencia de voluntariado que todos realizan. "Esta semana se agregaron 2 días de voluntariados, en los que vamos a distintos lugares y ayudamos a la sociedad, ya sea gente que está en geriátricos, niños refugiados o personas que necesitan que les armemos bolsones de comida."

Todos somos uno
A través de esta comunicación con Kehilá Rosario, Tomás aprovecha la oportunidad para expresar su agradecimiento a las distintas personas e instituciones involucradas. "Como reflexión me gustaría agradecer a Hejalutz Lamerjav, a nuestros madrijim, a nuestros directores del plan. También a la gente del majon que nos ayudan para que tengamos una rutina y poder sacar un poco la cabeza del conflicto. Y también quiero agradecerle mucho a la gente de Argentina, que se preocupa por nosotros y que está pendiente de nuestra situación."

Sobre el final de la conversación, Tomás deja una reflexión para ser compartida, como quien comparte el anhelo de un abrazo: "Hay que capitalizar esta situación para mostrar que el pueblo judío está muy unido y que todos somos uno."

Kehila
En primera persona | Desde Israel, Tomás Indelman comparte el giro que dio su formación

Tomás Indelman es un joven rosarino de 18 años, exalumno de la secundaria ORT Rosario, que se encuentra hoy en Israel. Decidió compartir su testimonio en medio del actual conflicto entre el Estado de Israel y el grupo terrorista Hamas.

Su experiencia es especialmente relevante, ya que participa en un programa de formación que busca desarrollar habilidades de educación, innovación y cooperativismo.

Él mismo describe esta experiencia antes de que el ataque a Israel la modifique: "El objetivo del plan es venir 9 meses a Israel a formarnos como educadores, a quienes venimos de la tnua, y también a conocer cómo es el Estado de Israel."

Sin embargo, la situación actual limitó algunas de las actividades previstas y redujo el número de participantes en el programa debido a la seguridad. Sobre el inicio del ataque terrorista Tomás relata dónde se encontraba y dónde pasa sus días: "El sábado 7 de octubre por la mañana, yo estaba en Tel Aviv, justo me habían dado 10 días de vacaciones por Sucot, que eran del 28 de septiembre al 7 de octubre a la noche. Actualmente estoy en Kiriat Moriá en Jerusalén, en majon de madrijim."

Sobre la rutina que realizan, Tomás señala: "No podemos llevar a cabo el 100% del majon o, por ejemplo, esta semana íbamos a tener unos paseos al norte del país durante 3 días y eso no se va a poder llevar a cabo. Entonces infringe en la rutina y en las cosas que aprendemos, porque tenemos todas las clases que se tendrían que dar en un ciclo normal, pero en una modalidad reducida."

El refugio de los vínculos afectivos
A pesar de las restricciones y los desafíos, Tomás resalta la solidaridad y el apoyo mutuo entre las y los jóvenes participantes de diferentes regiones de América Latina: "Yo creo que esta situación lo que más nos genera, a mí y al grupo, es la sensación de familia que entablamos entre nosotros; los vínculos que generamos acá."

En un escenario impensado, este joven rosarino destaca los valores de solidaridad y apoyo, así como la experiencia de voluntariado que todos realizan. "Esta semana se agregaron 2 días de voluntariados, en los que vamos a distintos lugares y ayudamos a la sociedad, ya sea gente que está en geriátricos, niños refugiados o personas que necesitan que les armemos bolsones de comida."

Todos somos uno
A través de esta comunicación con Kehilá Rosario, Tomás aprovecha la oportunidad para expresar su agradecimiento a las distintas personas e instituciones involucradas. "Como reflexión me gustaría agradecer a Hejalutz Lamerjav, a nuestros madrijim, a nuestros directores del plan. También a la gente del majon que nos ayudan para que tengamos una rutina y poder sacar un poco la cabeza del conflicto. Y también quiero agradecerle mucho a la gente de Argentina, que se preocupa por nosotros y que está pendiente de nuestra situación."

Sobre el final de la conversación, Tomás deja una reflexión para ser compartida, como quien comparte el anhelo de un abrazo: "Hay que capitalizar esta situación para mostrar que el pueblo judío está muy unido y que todos somos uno."

En primera persona | Desde Israel, Tomás Indelman comparte el giro que dio su formación
Contactanos!